3D, al servicio de la salud

//3D, al servicio de la salud

Artículo de Marta Baena
Ilustración de Juan Fardo

Revista Tambriz • nº 9 

El primer trasplante de corazón que se realizó en el mundo ha cumplido ya más de medio siglo. Fue en 1967 se realizó en Sudáfrica y lo llevó a cabo Christiaan Neethling Barnard pero, ¿cómo reaccionaría este cirujano si le dijeran que hoy en día ese corazón podría haber sido fabricado artificialmente? Ahora, y gracias a los avances tecnológicos que se están realizando en el campo de la medicina, estamos más cerca de que se haga realidad. En este caso, tenemos que trasladarnos hasta Israel donde este 2019 los Investigadores de la Universidad de Tel Aviv han creado, a partir de una impresora 3D y tejido humano, un corazón vivo de tres centímetros que palpita. Un órgano en miniatura que parece casi perfecto pero que aún no es capaz de bombear, por lo que aún tendrían que descubrir cómo crear suficientes células para producir un corazón que fuera apto, en tamaño y funciones, para un ser humano.

Síguenos en Instagram @revistatambriz o Facebook: Revista Tambriz.

Artículo completo en el nº 9 de la Revista Tambriz