//¡En alerta!

¡En alerta!

Texto de Marta Baena
Fotografías de Manu Cano y Francisco García

Revista Tambriz • nº 9 

Para faenar a temperaturas que rebasan los 450 grados habría que estar loco o ser muy valiente. Emilio y Andrés no se consideran ni lo uno ni lo otro. Revista Tambriz ahonda en la dura labor de un colectivo que no se valora en la medida que debería, el de los bomberos. Un trabajo desconocido para muchos; los que se quedan en la vaga idea de que su única actuación es la apagar incendios.

Está comprobado que un bombero puede llegar a perder hasta 3 kilos durante una intervención. La deshidratación que sufren cuando trabajan, a temperaturas más propias del infierno que pueden llegar a alcanzar los 500 grados, ponen a sus cuerpos al límite. Y, sin embargo, los dos bomberos a los que hoy entrevista Revista Tambriz, son profesionales convencidos y enamorados de su trabajo.

Entrevista completa en el nº 9 de la Revista Tambriz